was successfully added a your cart.

Carrito

Las latas de conserva no solo pertenecen a esa época estudiantil del pasado, donde se sobrevivía a base de saquear la despensa. Las conservas tienen muchas utilidades y también debemos considerarlas como una alternativa rápida y sana para preparar platos caseros con mucho sabor. En La Grosella Catering nos encanta darte ideas y en esta ocasión queremos demostrarte cómo sacar partido a tus conservas es posible con esta receta ¡Saca tu babero para cocinar esta sopa de garbanzos son setas y almejas!

 

 

 

Los ingredientes:

 

  • 1 bote de garbanzos
  • 1 bolsa de setas congeladas (vale cualquier tipo de seta)
  • 2 puerros frescos
  • 3 latas de almejas de lata al natural
  • 1 vaso de vino blanco
  • 2 ajos triturados
  • Perejil fresco

 

 

Elaboración de nuestra sopa de garbanzos con setas y almejas:

 

Para elaborar esta receta, lo primero que tenemos que hacer es picar los puerros en trozos finitos. Una vez que los tenemos cortados lo añadimos a la olla. Previamente tenemos que tener preparada la olla con un chorrito de Aceite de Oliva Virgen Extra.

 

Truco: añadir sal y pimienta para ahorrar tiempo

 

Un truquito muy valioso a la hora preparar el puerro para no que se cocine más rápido es añadir un poco de sal y pimienta (con la cebolla pasa lo mismo). Lo mezclamos con el puerro y lo dejamos pochar hasta que esté blandito.

 

Añade las setas con el agua que sueltan

 

Añadimos las setas (previamente descongeladas) y las dejamos que se preparen porque necesitan tiempo para el cocinado. El caldito que sueltan cuando se descongelan nos va a ayudar a potenciar el sabor. Una vez que se ha evaporado el agua de las setas, incluimos al guiso el vino blanco y mezclamos.

 

¡Cuidado no se te quemen las setas!

 

Hay que estar muy atentos a las setas, porque se pueden pegar. Cuando se haya evaporado el vino, añadimos los garbanzos de bote. Nosotros lo hacemos con el caldo de conserva que viene en el envase, pero quien lo prefiera puede colarlos y añadirlos después.

 

Las almejas le dan un toque especial

 

Lo dejamos hervir unos minutitos. Justo cuando arranque a hervir el caldito, añadimos nuestras almejas de lata (con su líquido).

 

El último toque se lo damos con el perejil fresco y el ajo triturado. El ajo se puede freír a la vez con los puerros, pero a nosotros nos gusta preparar por separado el ajo y triturarlo con AOVE ¡Le da un sabor muy rico!

 

Para terminar con esta delicia de elaboración incluimos dos hojas de laurel. Apagamos el fuego y dejamos que el caldo repose unos 5 minutos. Esperamos que esta receta te sirva de idea pasa demostrar con nostr@s que sacar partido a tus conservas es posible con esta receta.

 

En La Grosella Catering | Qué comer en Budapest y dónde